Soneto al tesaracto

Josep M. Albaigès

Recio fantasma del mundo, finura,
invento de la invención, tesaracto,
ubicas un incomprensible pacto
entre nuestra razón y la locura.

¿Quién imaginarte puede, criatura,
cómo pasar de tu potencia al acto,
quién puede encajar un mundo exacto
en el mundo real, hecho de espesura?

Tu universo propio es inaprehensible,
de la razón delirante eres sueño,
insensibilidad de lo insensible.

Libre y distante, careces de dueño,
más allá de lo humano, incomprensible
para la mente, su esfuerzo y su empeño.