Hipatia

 370-415

 

Fué la última directora de la Biblioteca de Alejandría. Su padre, Teón, la inició en el mundo de las matemáticas. Recordada por sus comentarios sobre la obra de Arquímedes, sustituyó a su padre en la cátedra.

 

    Los habitantes de Alejandría estaban poco acostumbrados a que una mujer tuviera tanta influencia en los medios científicos y políticos, y la veían más bien como una hechicera.

 

    Más tarde fue acusada por los ciudadanos de influir sobre el gobernador de la ciudad, para que éste estuviera en contra de la cristiandad, así pues en el año 415 fue martirizada y asesinada por una muchedumbre excitada por unos monjes fanáticos hostigados por Cirilo, el obispo católico de la ciudad. Con Hipatia terminaron las matemáticas en Alejandría.